Gemma y Teresa

MUJERES, EMPRENDEDORAS Y DEL PRIORAT!

Gema y Teresa son mujeres del Priorat. Diciendo esto ya casi bastaría para saber como son para que esta comarca, nada fácil para vivir, forja el carácter de sus habitantes; personas con un profundo sentimiento de territorio, respeto por la naturaleza, conectadas entre ellas y con el entorno, trabajadoras incansables, solidarias, despiertas, hábiles, innovadoras, defensoras de las raíces y de todo aquello que es auténtico, inquietas …

Ellas, junto con Nuria y otras personas de Nina Priorat, son “les Nines”. Las unen más de veinte años de lucha colaborando con la gente del Priorat para hacer una comarca donde su población pueda tener una vida de calidad, entendida ésta como la armonía entre el crecimiento y desarrollo personal y social, y el entorno singular de la comarca que hay que proteger y preservar.

Su historia conjunta se remonta a la década de los 90, momento en que desde el Priorat se apuesta por la cultura del vino, la producción de vino de calidad y la divulgación de la enología como base de desarrollo económico y social. Ellas se decantaron por el turismo enológico haciendo de sus casas unos de los primeros centros de turismo rural de la comarca. Ambas, con otras vecinas, formaron la primera asociación de enoturismo.

Pasados ​​los años, la inquietud para hacer crecer Priorat sigue. Ahora, sin embargo, con una misión que se autoimponen bien definida; trabajar por el desarrollo económico y social de la comarca más allá del vino. De esta forma, tomando de base la tierra y con la ayuda de los profesionales de la zona (historiadores, productores, formuladores, académicos, especialistas en cosmética …), empiezan a formular las primeras cremas Nina Masardèvol (el nombre de una de las casas rurales), que han de componer las bases iniciales de la cosmética natural y ecológica que es ahora.

Se han invertido muchos años en investigación y desarrollo, muchas horas de estudio para analizar las formulaciones de antaño, mucha dedicación y muchos recursos económicos para hacer un producto de alta calidad (como no podría ser de otra forma al tratarse de productos que son para la piel), natural, ecológico y que cierre el círculo de la conocida economía circular aplicada al Priorat. Por eso se trabaja con producto autóctono (la uva de la Bodega Burgos Porta de Poboleda, la avellana de varios productores con DO de Reus y la aceituna de la familia Miró Cubells de Cabacés), dando más valor a cada palmo de tierra, trabajando con las familias de la Comarca.

Nina Priorat es toda una declaración de intenciones y un claro compromiso. Nina es una niña de diez años, es la nieta de una de ellas. El vínculo que tienen ambas es aquel vínculo tan fuerte, auténtico e incondicional que tienen los nietos con los abuelos. Y ese es el vínculo que queremos tener “les Nines” con nuestros colaboradores, distribuidores, clientes y consumidores finales. Que nuestros productos lleven el nombre de la Nina, nos hace tener presente cada día este compromiso. Por ella y por todos vosotros, seguiremos ofreciendo cosmética de alta calidad, con materia prima de proximidad, del territorio, natural y ecológica.

Share This